¿Cómo actúas ante las dificultades? ¿Sientes que es muy pesada tu cruz? ¿Te desesperas?

Problemas. Siempre los vamos a tener. No te quedes en el por qué, esfuérzate en el cómo.

La vida es un camino donde frecuentemente encontraremos obstáculos. Sería ideal que nuestros días transcurrieran siempre en alegrías y plenitud, pero es ineludible que las dificultades pequeñas o grandes nos aguarden a la vuelta de la esquina. En nuestro hogar, en nuestro trabajo, en nuestros negocios siempre enfrentaremos momentos que nos podrían abrumar.

Ante esas situaciones es importante recordar que el éxito no es solo un estado de plenitud, el éxito es luchar ante la adversidad y ser consecuente.

¡El exitoso no es el que nunca ha caído sino el que sabe levantarse golpe tras golpe! El éxito no es un resultado, el éxito es una actitud.

De modo que: ¡Resuelve! Busca la forma y avanza.

Crecí en una familia que supo sobreponerse ante las dificultes. De allí quizá mi espíritu perseverante.

Me ví forzado a cerrar mi pequeños negocio de operadora turística luego del atentado de las torres gemelas. Fue un golpe duro, pero no me di por vencido, me reinventé y realicé el modelo de negocio de Cascos Marinos que hoy vende lanchas en varios países.

Lo peor que podemos hacer ante la adversidad es encerrarnos. Te sugiero luchar, perseverar, tener fe en ti y fe en Dios. De El me agarro siempre y una y otra vez me ha sacado de mis dificultades.

Un viejo amigo, me dió un buen consejo cuando le consulté ante una dificultad que estaba enfrentadndo. Me dijo“no te preocupes, ¡Ocúpate!”

Esa frase caló en mí, es simple pero profunda, pues en lugar de encerrarte en la pena y en la autocompasión haciendo que la emotividad y el estrés te consuman, ¿por qué mejor no ocuparnos en soluciones? Busca el cómo no te quedes en el por qué.

No te quedes pensando porque las ventas no llegan sino piensa que puedes hacer para que las ventas llegan.

Hay una historia Sufi que me gusta. Dice que un Rey una vez convocó a todas sus sabios y les dijo que le hicieran una anillo que cuando el tenga un problema, lo vuelva a ver y el anillo le dé la solución.

Los sabios se retiraron a reflexionar y mucho tiempo despues regresaron donde el Rey.

  • Su Majestad, le dijeron.
  • Lo tenemos. Tenemos el anillo que cuando Usted tenga un problema y lo vuelva a ver le dará la solución.
  • Era un anillo sencillo en el que habían grabado una oración par que cada vez que el Rey tuviera un problema la leyera. La oración era:
  • Eso también pasará.

Todo mal momento termina pasando.

Recuerden “después de la tormenta viene la calma.” Ese huracán que lo tiene agobiado puede durar horas,días, meses y hasta años pero, tambíen eso pasará.

Entretanto y mientras esté allí asúmelo como un reto y un aprendizaje. Fé, Creatividad, positivismo y control de tus emociones son armas poderosas.

Quedarte en el “por qué a mí”, “por qué ahora”, “qué mal momento¨ no te lleva a la superación, Con esta pregunta ¿cómo superarlo? Lograrás toda la autoayuda y hará que la sonrisa vuelva a su cara.

Ante los problemas recuerda:

Eso también pasará

¡Resuelve! Busca soluciones. Simpre las hay y avanza.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *